domingo, 28 de noviembre de 2010

Al Amigo Rafael Machado - Sotero Pino Roque

AL AMIGO RAFAEL MACHADO
Se lo dije una vez al poeta:
-           Fortalece tus fuerzas, emociónate y tírate adelante, que los tuyos te esperan más allá con sus protestas -
Testigos de este mensaje fueron muchos, compañeros de lágrimas y muertes, capitanes del tiempo hacia el futuro.
Allá en el cielo estas con tu siempre amiga Flor Romero, siempre viva de la cultura popular, hablando de Cabimas por toda la eternidad.
Oriental de alta investidura; en tus venas de versos y prosas están la fuerza y la razón de haber querido a Cabimas con todo tu corazón.
No es su última hora, tal como fue en vida, tal como lo queríamos. A veces es grato recordar a los desencarnados porque hay reminiscencias de la vida donde es mas grato recordar a los seres amados.

                                     Poeta Sotero Pino Roque

A la Virgen del Rosario

A LA VIRGEN DEL ROSARIO
La Virgen del Rosario es casi real, le hablan, le cantan, la aplauden y hasta dispone de unos servidores que la visten mientras permanece en el altar y que la bajan ante nosotros durante los días de octubre para hacer de las fiestas patronales las mejores en su día.
Es la más tierna y dulce de las Marías, obstenta las mejores flores que acrecientan su belleza con los fulgores del cirio y del día, no hay como esta santa mía y el halo milagrosa que han hecho de ella junto a San Benito la más venerada Virgen María.
El siete de octubre amanece primero que en otros paisajes, en la ciudad de Cabimas ese día la Virgen acerca su divina gracia a sus devotos, quienes acuden de toda la Costa Oriental del Lago a su catedral para rendirle nuestro tributo a la Virgen en su día.
La historia es confusa sobre la llegada de la Virgen y no se sabe si fue Juana o María del Rosario, quien donó la ermita para venerar la imagen religiosa de la Virgen bendita.
En la misa concelebrada, las comuniones colectivas y la presentación de las ofrendas sirven de marco litúrgico a las canciones y vivas que el pueblo tributa y la imagen deja su santuario para cumplir su itinerario por toda la Costa Oriental del Lago.
Lula Silva Narváez por siempre le canta a la Virgen del Rosario con sus versos en gaita glorifica con sus entonaciones a la Virgen y a la madre porque sus composiciones son de alabanzas a su querida Virgen del Rosario.
Los pintores rinden homenaje con su arte y en sus lienzos se engalanan con la imagen de la Virgen del Rosario. Dedico estos versos a la Virgen, Oh Madre Mía ¡Que viva la Virgen del Rosario!

                         Poeta Sotero Pino Roque

jueves, 25 de noviembre de 2010

A San Benito

Este hermoso poema fue escrito por el artista Sotero Pino en honor a nuestro Santo Negro

A SAN BENITO


Repican los tambores por las calles de Cabimas anunciando con honores que comienzan las fiestas del santo negro más alegres de Venezuela. En esta tradición, los feligreses con fe y adoración vienen hacia él a pagar promesas por los milagros recibidos por medio de este santo, gracias a su devoción.

Ambrosio y La Rosa se disputan al negro para ser los primeros en llevárselo el veintisiete de diciembre y también el seis de enero. Por ser de Ambrosio mi santo negro y los de La Rosa devotos primero, vamos a la Catedral a ver a quien le toca bailarlo primero.

A  San Benito no le gusta el parrandón, pero sus devotos lo bañan de ron. Cuenta la leyenda que un esclavo borrachón quería dejar la bebezón y ofreció bañar en licor al santo negro por su favor. Éste le quitó la bebezón, y así es la tradiciòn, bañar al santo negro en puro ron.

El veintisiete de diciembre a las ocho en punto de la mañana el Obispo da la misa anunciando el comienzo de la gran pachanga. De Palermo es el santo mio, consuelo de mi aflicción, librarme siempre patrón de toda tribulación.

Su muerte en Pascua y Florido, San Benito, santo negro  y parrandero, confundido entre el fervoroso pueblo que se le agolpa en las calles a bailarlo es ciertamente apasionante. Todo es alegría desbordante, ya que San Benito lo que quiere que lo bailen las mujeres, por eso es mi santo negro y parrandero.

En Cabimas hay un auténtico fiestón del santo negro y tiene fama de milagroso, pero también de “cobrón”. Si usted ha recibido un milagro o un favor páguele al santo negro por haberle concedido algún milagro o favor.


Sotero Pino Roque
Poeta
Fecha de creación: 27 de Diciembre de 2009.

Rutas de Cabimas - Sotero Pino Roque



 
Los burros y caballos que atravesaban las calles tortuosas, llenas de polvo o de barro mezclado con petróleo que transitaron las calles de Cabimas se apartaron para darle paso a uno de los medios más emblemáticos de la ciudad: las jaulitas y los carritos por puesto.


En 1924 llegaron los primeros carros a Cabimas pero pasaron varias décadas para que se consolidaran como el medio de transporte público. Aparecen las líneas para trasladar a los lugareños, haciendo un recorrido desde sus respectivas paradas hasta las calles Urdaneta y El Muelle y viceversa; muy cerca de la Plaza Bolívar, dichas líneas son Ambrosio, Punta Gorda, Corito, Concordia, H y Cabillas, El Lucero, H y Delicias, Gasplant, Las 40, Nueva Cabillas y Bello Monte.

Además se crean dos líneas de carros libres, la Zulia y la Polar. Las líneas extra urbanas se ubicaban frente a la Catedral y las líneas de buses hacia otras ciudades en las calles Rosario, Miranda y Miraflores. A raíz de la apertura del Centro Cívico de Cabimas, todas las líneas se ubican en el Terminal de Pasajeros, caso único en el país.

El trabajo del profesional del volante es digno de consideración porque se enfrenta al calor, largas colas y la inseguridad, aprende a tratar con todo tipo de pasajero y se acostumbra a rodar todo los días por el mismo recorrido y no pierde el buen trato y la jocosidad.

Entre los choferes de líneas también se distinguen personajes: el novillo, la metralleta, el diablo, perro de agua, el machorro, cochino ahumao, radio Cabimas, el ovejo, bombillo flojo, gabarra, el sádico, pico de oro, caraquita, carrasquelito, siete cachos, cartón de huevo, el azarao, palabra, el muerto, el coriano, el sucio, hueso blanco, radio reloj, el sapo, bigote y muchos más.

Para finalizar, los por puestos como medio de transporte popular, siguen marcando la pauta y el colorido que ha señalado toda una época y los cabimenses todavía se mueven al son de los vehículos para cinco personas.


Sotero Pino Roque
El Cronista Digital del Siglo XXI