jueves, 25 de noviembre de 2010

Rutas de Cabimas - Sotero Pino Roque



 
Los burros y caballos que atravesaban las calles tortuosas, llenas de polvo o de barro mezclado con petróleo que transitaron las calles de Cabimas se apartaron para darle paso a uno de los medios más emblemáticos de la ciudad: las jaulitas y los carritos por puesto.


En 1924 llegaron los primeros carros a Cabimas pero pasaron varias décadas para que se consolidaran como el medio de transporte público. Aparecen las líneas para trasladar a los lugareños, haciendo un recorrido desde sus respectivas paradas hasta las calles Urdaneta y El Muelle y viceversa; muy cerca de la Plaza Bolívar, dichas líneas son Ambrosio, Punta Gorda, Corito, Concordia, H y Cabillas, El Lucero, H y Delicias, Gasplant, Las 40, Nueva Cabillas y Bello Monte.

Además se crean dos líneas de carros libres, la Zulia y la Polar. Las líneas extra urbanas se ubicaban frente a la Catedral y las líneas de buses hacia otras ciudades en las calles Rosario, Miranda y Miraflores. A raíz de la apertura del Centro Cívico de Cabimas, todas las líneas se ubican en el Terminal de Pasajeros, caso único en el país.

El trabajo del profesional del volante es digno de consideración porque se enfrenta al calor, largas colas y la inseguridad, aprende a tratar con todo tipo de pasajero y se acostumbra a rodar todo los días por el mismo recorrido y no pierde el buen trato y la jocosidad.

Entre los choferes de líneas también se distinguen personajes: el novillo, la metralleta, el diablo, perro de agua, el machorro, cochino ahumao, radio Cabimas, el ovejo, bombillo flojo, gabarra, el sádico, pico de oro, caraquita, carrasquelito, siete cachos, cartón de huevo, el azarao, palabra, el muerto, el coriano, el sucio, hueso blanco, radio reloj, el sapo, bigote y muchos más.

Para finalizar, los por puestos como medio de transporte popular, siguen marcando la pauta y el colorido que ha señalado toda una época y los cabimenses todavía se mueven al son de los vehículos para cinco personas.


Sotero Pino Roque
El Cronista Digital del Siglo XXI

0 comentarios:

Publicar un comentario