martes, 24 de abril de 2012

La Calle del Hambre de Cabimas - Sotero Pino R.

De manera incipiente en la dècada de los años sesenta comienzan a instalarse quioscos de comida en la avenida principal de la ciudad, la iniciativa es tomada por jòvenes para ofrecer servicio de comida ràpida y tener un sustento para su familia.  Los primeros tarantines son de Jesùs Suarez, Nerio Guillen, Pedro Castro, Viviano Garcia y Antonio Bravo.  A raiz de la remodelaciòn de la avenida durante el gobierno del Dr. Rafael Caldera son reubicados en la calle Colòn, la cual comenzò a llamarse el callejòn del hambre.

Las conocidas calles del hambre, existen en varios paìses del mundo como China, Mèxico y Venezuela.  Se dieron a conocer mucho antes que algunas franquicias de comida ràpida y son el punto de referencia para los noctàmbulos que vienen de pasar la velada en una fiesta hasta el amanecer.

Cabimas es conocida por sus arepas, son fritas cortadas en varias partes con jamòn y queso, ensalada, carne mechada, tomate, aguacate, huevo duro, mayonesa, kètchup y por ultimo queso blanco duro rallado encima de la arepa.

La calle del hambre se ubica al norte con la calle progreso, al sur con la calle Rosario, al oeste con la calle Miranda y al este con la calle Bolìvar.  Fue reubicada una vez y no resulto.  El arepero màs emblemàtico del municipio fue Orlando Polanco, hoy profesor jubilado del Ministerio del Poder Popular para la Educaciòn.

La calle del hambre  de Cabimas se niega a morir a pesar de los intentos de volverla polvo còsmico por parte de los organismos del Estado.  Renace con Tostadas El Zurdo, El Popular Flaco, Gran Colombia, Yoyo Massiel entre ottros.  El lugar es una tradiciòn a pesar que no tiene valor arquitectònico, con sus carritos de arepitas, parrillas, espaguetis y jugos naturales.

Para finalizar, los cabimenses deben solicitar a las autoridades gubernamentales la construcciòn de salas sanitarias para usuarios y que sea declarada patrimonio culltural,  La Calle del Hambre de Cabimas.


Sotero Pino Roque
El Cronista Digital del Siglo XXI.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada